Probamos la transmisión de Xbox One desde Windows 10

Publicado: 17 Junio 2015, 21:07
por Cazador

Apenas nos quedan unas cuantas semanas para que podamos tener el nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows 10, y ya hemos podido disfrutar de una de sus aplicaciones que incorporará, la Xbox App.
Esta nueva versión (5.6) nos permite disfrutar de la conectividad completa con nuestra consola Xbox One. Es decir, no solo podemos consultar nuestro perfil de jugador de Xbox Live, consultar sus estadísticas, las de nuestros amigos, mirar el catalogo de productos... también podemos conectarnos a nuestra consola para jugar desde Windows 10, si como lo estáis leyendo. La nueva función de retransmisión permite a la aplicación de Xbox de la tienda de Windows 10, conectarnos a nuestra consola. Por eso, para vosotros, os hemos realizado este pequeño análisis para que sepáis lo que os vais a encontrar.

Primeras impresiones
En la versión anterior de la aplicación de Xbox App, solo nos permitió realizar un test de conectividad (probar la transmisión) contra nuestra consola, y realizaba una prueba de rendimiento, a lo que pensamos, bien esto parece que lo están mirando en serio, pero no pudimos ver ninguna imagen de la consola en nuestro Windows 10.



En esta última versión, por fin podemos conectarnos y nos aparece el botón Transmitir.





Una vez conectada nuestra consola (por defecto dentro de una misma red local y con cable de red), podemos empezar la transmisión una vez hayamos activado en el menú de configuración de la consola la opción de Permitir transmitir juegos a otros dispositivos (dentro del menú Preferencias). Una vez marcada esta opción en la consola la aplicación de Xbox de Windows 10 ya podar iniciar la Transmisión.



Una vez iniciada la transmisión podremos activar una grafica de rendimiento de red e incluso ajustar la calidad de la trasmisión (entre Alta, Media y Baja). El resultado de la primera retransmisión nos dejo alucinando. No esperábamos que la respuesta y el movimiento fuesen tan fluidos, se podía jugar, pero encima jugar bien. Para esta prueba utilizamos un equipo portátil con Intel Core I5 y 4 GB de RAM, que permitirá mover esa trasmisión de forma bastante fluida.

El resultado de usar la pantalla completa en el equipo, hace que apenas notemos si estamos delante de la consola, ya que utilizando el mando de la misma esta apenas presentaba carencia o interrupciones en la trasmisión y nos permitirá disfrutar de la partida casi como si estuviésemos delante del televisor.



Sin más deciros que aquellos que estéis interesados en disfrutar de esta experiencia, que sepáis que va a merecer la pena, y que estamos deseando esta nueva funcionalidad se encuentre disponible desde el primer día de salida de Windows 10.

Aquellos que estéis interesados en probar esta nueva función podéis postear dudas y preguntas que intentaremos solventaros para que tardéis lo menos posible en disfrutar de esta gran experiencia.

Publicidad