Las ondas gravitacionales se han detectado 100 años después de la predicción de Einstein

Publicado: 12 Febrero 2016, 10:54
por Cazador


Gracias a los avances en la tecnología se están llevando a cabo comprobaciones y descubrimientos cada vez de forma más frecuente, y es que han pasado 100 años desde que uno de los grandes genios, Albert Einstein, predijo la posible existencia de ondas gravitacionales en su la teoría general de la relatividad. Nadie se imagina lo que Einstein hubiese podido descubrir o predecir como físico-teórico hoy en día gracias a los avances en computación y electrónica desarrollados a partir de sus estudios.

Por primera vez, los científicos que forman parte del experimento LIGO, han observado ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo llamado onda gravitatoria, al llegar a la tierra después de un evento catastrófico en el universo distante. Esto confirma una importante predicción de 1915 la teoría general de la relatividad de Einstein y se abre una nueva, sin precedentes, ventana al cosmos.



LIGO es un experimento de detección de ondas gravitacionales. La sigla proviene de Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (Observatorio de interferometría láser de ondas gravitacionales). La misión es confirmar la existencia de ondas predichas por la teoría de la relatividad general de Einstein, y medir sus propiedades. Dichas ondas fueron descubiertas en Septiembre de 2015 y presentadas al público en febrero de 2016.

La detección constituye otra ratificación de la teoría, la cual predice que se producen en fenómenos cósmicos masivos tales como choque de galaxias, explosión de supernovas, formación de agujeros negros o estrella de neutrones binaria con ambos componentes masivos y cercanos entre sí. En este último caso se puede predecir la amplitud y frecuencia de las ondas identificándose las propiedades del objeto emisor. También la teoría del Big Bang implica la formación de ondas gravitacionales en los primeros instantes del Universo y la existencia de un fondo de ondas análogo a la radiación de fondo de microondas o radiación cósmica.

Recordemos que LIGO estuvo en funcionamiento entre 2001 y 2010, sin detectar ondas gravitacionales. Los observatorios se desmontaron para construir una versión mejorada, que es la que ha permitido corroborar este descubrimiento.

Fuente: WikiPedia- LIGO

Publicidad